miércoles, 9 de noviembre de 2011

Releyendo a Lovecraft


Estos días, releyendo el ensayo del maestro de Providence más conocido: "El horror sobrenatural en la literatura" me he encontrado con dos frases que me han hecho reflexionar sobre la situación actual del género del terror; así que las comparto con vosotros:

  • "La emoción más antigua y más fuerte de la humanidad es el miedo, y el miedo más antiguo y más fuerte es el miedo a lo desconocido".
  • "El atractivo de lo espectral y lo macabro es generalmente escaso porque exige del lector una cierta dosis de imaginación y una capacidad de evasión de la vida cotidiana".

Creo que H.P. Lovecraft está en lo cierto cuando advierte que el miedo más antiguo y fuerte es el miedo a lo desconocido... Y quizá ello explique porque los vampiros, los hombres lobo, los zombis de hoy ya no nos asusten tanto.

Como miembros y espectadores de la cultura pop en su vertiente del género de terror, estamos acostumbrados a los gatos que saltan al abrir un armario, al zombi que nos quiere comer las entrañas, al vampiro que quiere afilarse los colmillos con nuestra yugular, etc. Ello implica que un elevado tanto por ciento de películas y obras literarias contemporaneas (y la práctica totalidad de las clásicas) ya no nos produzcan terror... A lo sumo pueden aspirar a un leve hormigueo en la boca del estómago, un leve y efímero sustito o una desazón pasajera del alma. Pero ya nadie puede aterrarse con el Nosferatu de Murnau, el Drácula de Lugosi, el Frankenstein de Karloff... e, incluso, yendo todavía más allá, las películas (y la literatura) de los 60, 70 y 80 se revisan como parte del entramado del terror, como pilares clásicos del género, como obras del Museo del Terror y no como piezas terroríficas.

En resumen, los aficionados al género estamos tan familiarizados con la literatura y el cine de terror; los escritores, guionistas y directores han tratado de asustarnos ya con tantas cosas (extraterrestres, tiburones, tarántulas, aliens, fantasmas, espectros, exorcismos, diablos, vampiros, zombis, hombres lobo, mujeres pantera, asesinos que vuelven después del verano...), que nuestra coraza es ya demasiado dura para que se filtre el espíritu del miedo.

Las soluciones que en su día se intentaron (desde el terror oriental al gore y al torture porn tipo Saw, pasando por las revisiones de los clásicos, las películas de terror psicológico, los remakes estadounidenses de películas de miedo) han ido pasando como hojas caducas durante el otoño, dejándonos casi huérfanos de horror. A todo ello hay que sumar, evidentemente, la extrema crudeza con que nos bombardean diariamente los telediarios, ciertas páginas de Internet, los atentados del 11S o del 11M, etc...

De alguna manera, hemos cotidianizado tanto la Muerte que ya no nos aterra tanto (de hecho, hemos soltado todo el lastre que pudiera representar la empatía, y ya sólo nos horroriza pensar en la propia muerte, no en la Muerte en sí).

En la segunda cita Lovecraft vuelve a dar en el clavo, lo macabro demanda un lector/espectador exigente, capaz de elevarse de lo mundano y de sentir gusto estético por el lado oscuro, salvaje, terrorífico de la vida... y eso es difícil de encontrar.

Las multinacionales tratan de elevar sus beneficios ideando un producto para todos los públicos fácilmente asimilable y digerible por cualquier persona. De este modo, han copado los estrenos y las mesas de novedades vampiros, zombis y hombres lobo que se enamoran de humanas, dhampiros que son casi humanos al 100%, etc...

Por decirlo con palabras técnicas se ha tratado de humanizar al monstruo, de "desmonstrualizarlo", mostrando su faceta más tierna, sentimental... Si el monstruo siente, padece, se enamora y, en suma, no quiere ser el monstruo que es, lo que están haciendo es suprimirle los elementos que lo hacían único (como el "monstruo" de La Bella y la Bestia de Disney), por el bien de las ventas (eso siempre).

Quizá, viéndolo desde esta perspectiva, los no aficionados al género necesitan monstruos humanizados y con las garras recortadas para que no puedan dañarles, y los seguidores del universo del terror nos hemos acostumbrado tanto a los litros de hemoglobina, a que se presente Freddy cuando dormimos, a defendernos de hordas de zombis, a tener una estaca a mano por si vuelve cualquier pariente del conde Drácula... que ya no sentimos el escalofrío de horror que tanto nos gustaba. Y quizá por ello consumimos todos y cada uno de los productos del género que salen para tratar de revivir las primeras impresiones que tenemos grabadas en el cerebro y en el corazón (aun sabiendo que, difícilmente, lo lograremos).

Mi receta en estos casos suele ser siempre la misma: volver a los clásicos del género (Poe, Lovecraft, Mache, M.R. James, Hoffmann, Gautier...), mezclarlos con los clásicos modernos (Campbell, King, Straub, Carpenter, Wes Craven...) y añadirle unas gotitas del terror de nueva hornada en cualquiera de sus variantes (Santiago Eximeno, Darío Vilas, Julián Sánchez Caramazana, David Roas, The Walking Dead, Balagueró, Paco Plaza y un larguísimo etcétera). Seguro que el cóctel resultante te helará las venas y acabarás volviendo a sentir el placer de sentir la nuca helada y no atreverte a volverte, y terminarás escudriñando los espejos, el armario, el pasillo, la nevera, debajo de la cama antes de ir a dormir (eso sí, con la luz encendida y la ventana cerrada... por si las moscas).


Jordi Llavoré

sábado, 5 de noviembre de 2011

Otro relato publicado: uno de los vencedores del I Premio Ultratumba


No sé si habéis leído alguna vez la revista Ultratumba que lleva el gran Javier Herce, pero la verdad es que se trata de una revista del género muy bien hecha y que, seguro, no os dejará indiferentes.

En el número especial de Halloween, además de otros relatos de los colaboradores habituales, se incluye la antología con los vencedores del I Premio Ultratumba de relatos de terror. Los ganadores fuimos:

JJ Castillo, con el relato Déjate llevar.
Lucía G. Lavado, con el relato Sacrificio astral.
Alfonso Z, con el relato No entres.
Javier Fernández Bilbao, con el relato Por si las moscas.
Jordi Llavoré Pons, con el relato La noche de Miguelito.

La verdad es que en esta ocasión vuelvo a estar excepcionalmente bien acompañado por grandes escritores.

La noche de Miguelito es un relato que podéis encontrar en las páginas de la 95 a la 101. Se trata de una noche de Halloween desde la visión de un chiquillo muy encantador... pero al que debemos apartar los cuchillos de sus manos.

Si todavía no te has leído este especial de Halloween, tranquilo, porque nunca es tarde para leer terror del bueno (y menos en una tarde de frío y lluvia como la de hoy), así que pincha en el enlace y disponte a tener miedo, mucho miedo:




Muchas gracias a Javier, a la revista Ultratumba y a todos los que ya han leído el relato y me han dicho que les ha gustado.

¡Hasta la próxima!



Jordi Llavoré

viernes, 4 de noviembre de 2011

Conquisto el papel con mi "El preso recibe una visita"


El pasado sábado 29 de octubre (justo un día despues de cumplir la treintena) acudí a la cripta de la librería Generación X (callePuebla, 15 de Madrid) para presentar la antología de relatos "Monstruos Clásicos" de Horror Hispano. En ella se presentaba en sociedad uno de mis relatos con un soporte físico y de la mano de la magnífica Horror Hispano... ¿Se puede pedir más?

Portada de Senén Lozano.

Pues, sí. Se puede pedir una gran cubierta como la de Senén Lozano, una gran imagen de interior como la de David Amoedo "Davida" (imagen inferior), unos compañeros magníficos, una presentación con el gran Darío Vilas en persona y un precio al alcance de todos los bolsillos (3'50 euros, gastos de envío incluidos, en la tienda de H-Horror).

Incluye los siguientes relatos:

Aquelarre (Nuria C. Botey)
Dejad que los niños se acerquen a mí (Elena Montagud)
El amor de una madre (Ana Castillo)
El extraño (Ángeles Mora)
El extraño caso de Robert Louis Stevenson (Juan Ignacio Vidal)
El preso recibe una visita (Jordi Llavoré)
El tocado por Ra (Ana Morán)
Eve (José Luis Cantos)
La caricia del monstruo (Ivan Mourin)
La prenda (Oscar Muñoz)
La vecina del cuarto (Javier Martínez)
Las tres muertes del monstruo (Andrés Abel)
Let´s move (Pedro Escudero)
Padre e hijo contemplan el mar (José Alberto Arias)
¡Que vienen los indios! (Jesús Alberto Godillo)
Sin embargo despierto (Miguel Aguerralde)



El único elemento negativo ha sido la lamentable perdida de DH Ediciones, ya que ésta será la última antología que verá la luz en papel... Pero estoy seguro que los chicos de DH Ediciones iniciarán nuevas sendas en el mundo del terror español (o quizá ya las hayan empezado, quién sabe...).

Para todos aquellos que no pudistéis asistir a la presentación de Madrid, en la que di algún detalle más sobre mi cuento, sólo os adelantaré que es un relato original de vampiros. Por si acaso, no espereis vampiros que van al instituto ni besos entre humanas y nosferatus.

Jordi Llavoré


ILUSIONARIA, Antología Benéfica coordinada por Juan de Dios Garduño

Os presento una genial idea:



Pero, ¿qué es Ilusionaria? Os adjunto la nota de prensa oficial.

"Nota de prensa:

La madrugada del 26 de abril de 1986, el reactor número 4 de la Central Nuclear de Chernóbil hizo explosión cerca de la frontera con Bielorrusia. Se intentó acabar con el fuego utilizando agua, creando así una gran nube radiactiva que el aire distribuyó por diversos países europeos.

Podría ser el comienzo de un cuento con apenas perspectiva de final feliz, pero no lo es y, de serlo, habría esperanza.

Han pasado 25 años y el aire les sigue haciendo daño.

Tan triste y sencillo como que el material contaminante de la atmósfera libera elementos radiactivos que el organismo reconoce como sales minerales, así que los deja formar parte del metabolismo, provocando en el ser humano diversos daños. Los mayores afectados son los niños, por su condición de seres en crecimiento. Por si no fuera suficiente, a la poca esperanza sanitaria del entorno, se le suma la económica.

Por todo esto, y porque no debemos olvidar, nace ILUSIONARIA. Se trata de un proyecto benéfico en el que colaboran 20 autores y 20 ilustradores de nuestro país, bajo la batuta de Juan de Dios Garduño Cuenca (escritor y asesor editorial).

Los nombres de los participantes, así como sus biografías, pueden consultarse enhttp://ilusionariaantologabenfica.blogspot.com/, blog creado para la difusión de los avances al respecto, información de las presentaciones previstas y posibilidad de realizar un pre-pedido de la antología.

Dentro de ILUSIONARIA encontrará veinte cuentos infantiles y sus respectivas y maravillosas ilustraciones, con este ilusionante proyecto se pretende recaudar fondos que serán entregados, en su totalidad, a la Asociación “Matrioska-Fons Mellaria”. Con ellos, se cubrirán gastos de desplazamiento y gestiones de visados de los niños de 7 a 17 años que componen el programa de acogida.

¿Por qué traer a estos niños a nuestro país? Dos razones importantes:

1.- Que los niveles de material radioactivo disminuya en el organismo de los niños acogidos (está probado que se consigue con estancias de 45 a 60 días fuera de “onda”).

2.- Que puedan ser, al menos durante verano y navidad, lo que son: niños.

Escribamos, entre todos, este cuento."

La nómina de participantes solidarios es la siguiente:

Coordinador y prologuista: Juan de Dios Garduño

ESCRITORES Y TÍTULOS DE LOS RELATOS:


Alberto Morán Roa --> El día de mañana
Alejandro Guardiola --> Juan y la Cueva de los Secretos
Darío Vilas --> La pluma de la bruja
David Prieto --> El niño, la mangosta y el río
Jezz Burning --> Una noche mágica
Laura Muñoz Hermida --> La luna es la misma para todos
Miguel Aguerralde --> El pequeño Batman
Nuria C. Botey --> La señora Gutiérrez y los comepelusas
Pedro Escudero Zumel --> La caprichosa ratita Tita
Sergio Macías García --> Chamán
Susana Eevee --> El hada polilla
Susana Vallejo --> El bosque sin nombre
Vanessa Benítez Jaime --> El hombre de las botas negras
Guillem López --> ¡Monstruos! ¡Monstruos! ¡Monstruos!
Megan Maxwell --> El bosque del Arco Iris
Elena Martínez Blanco --> El duende Kukulikú
Marta Querol Benèch --> El niño que se convirtió en Rey Mago
J.J. Castillo --> En lo más alto de La Montaña Más Alta
Olivia Ardey --> La función de Navidad
Anabel Botella --> Cuando abran las puertas

Los ilustradores altruistas serán los magníficos: Antonio Matiola Ortiz, Sarima, Pedro Belushi, Mónica N. Galván, Nacho de Marcos, Ida Nokelainen, Luca Mendieta, Guiomar, Javi Durán, Pablo Uria, Mónica Ruíz Losa, Saray Hurtado Sandoval, Maria José Arce, Daniel Expósito Zafra, David Amoedo Losada, Wilhem Briceño Viez, Virginia Hadas de Cristal, Txanly Pérez, Jesús Guerra y Óscar Torres.

Por favor, seguid el blog de la antología (http://ilusionariaantologabenfica.blogspot.com/), divulgadlo, comprad (si podéis) uno o dos o cien ejemplares... en definitiva, poned vuestro granito de arena para hacer sonreír a los más pequeños (los que más se lo merecen).

Gracias por todo a todos los participantes de la antología, por hacer realidad un sueño y ayudarnos a TODOS a ser más felices y, sobre todo, mejores personas.

Jordi Llavoré

jueves, 28 de abril de 2011

El fantasma de Lucentum. Una brillante novela de terror.


Hace pocos días he tenido la suerte de encontrarme en el camino con una de esas novelas de terror que todavía tienen cosas que decirnos, que todavía pueden erizarnos el vello de la nuca. Esta novela es El fantasma de Lucentum, de Gerardo Muñoz.

Esta novela ha conocido dos ediciones distintas (un hecho poco corriente, desgraciadamente, en nuestro panoramo del género. Si nunca tengo la suerte de editar una colección de terror en alguna editorial lo bastante loca como para tenerme en nómina, mi propuesta sería publicar las novedades en números impares y los rescates en los pares. Es una vergüenza que autores como Ralph Barby, Silver Kane, Joseph Berna, Ada Coretti, Lou Carrigan, Curtis Garland, etc. -por ceñirme sólo a los de la Selección de Terror de Bruguera- no puedan ver reeditadas sus obras). Pero a lo que íbamos...

La primera edición es de 1987, por la editorial Acervo, aunque la que hoy podemos encontrar en las librerías está publicada por el Equipo Sirius, 2004. Os dejo las dos portadas para que comparéis:



En la contraportada leemos el siguiente texto:

"La obra se desenvuelve a caballo entre la trama policíaca -de la intriga, en su consideración más exquisita- y un romanticismo, en el sentido más literario de la palabra, no exento de recreaciones nocturnas, escenarios ruinosos (la acción nos llevará desde las cercanías de la perdida Lucentum a un sanatorio abandonado de Torremanzanas) y un miedo escénico que impregna a los personajes.
Una urbanización se encuentra inmersa en una serie de crímenes desconocidos hasta el momento. ¿Quién sería el asesino? Un ser diabólico había sido observado en alguna ocasión, lo que mueve al pánico a los habitantes de la zona. Una pesadilla que transcurre en nueve días, finalmente se resuelve en el sentido de..."

Y aquí podéis leer fragmentos de la novela por si os ha picado la curiosidad. Mi consejo es que la leáis y comprenderéis el porqué de mi satisfacción con esta obra maestra de la literatura de terror nacional (un terreno tristemente denostado por las editoriales grandes y medianas de nuestro país).



viernes, 15 de abril de 2011

Quisiera aullarle un poema a la luna


Os copio un poema de Carlos Álvarez que he leído recientemente, a ver qué os parece:

Mirad la luna, atenta, atentamente
mirad la luna. Brilla. Está colgada
de un árbol que conozco...
...una mujer, un hombre, una serpiente_
...el equilibrio a punto de ser roto,
la cuerda floja encima del abismo,
y un mundo muy extraño bajo el pozo.

Bastará que algo brille,
que la sangre se agolpe, poco a poco,
que pase una gacela,
que traiga el viento carne hasta mi olfato
de lobo...
manos de vello negro,
dientes de aguda garra
entre mis poros,
garras de diente agudo
gritos en que se afila
mi alborozo...
la caricia el zarpazo,
la palabra el aullido.
Canto y corro.

(La luna desprendida de los árboles
se baña, sangre de gacela, en rojo)

(de AULLIDO DE LICÁNTROPO)



viernes, 18 de marzo de 2011

Malas noticias para el Grupo AJEC: ¡Difunde este mensaje y, si puedes, suscríbete!

Difundo el mensaje que aparece en la web del Grupo editorial AJEC, os ruego que ayudéis en lo que buenamente podáis (difusión, suscripción, compra de libros en la web, etc.) a una de las mejores editoriales de género de nuestro país:

"Estimados amigos:

Debido a malas noticias económicas recibidas en las últimas 48 horas, y tras mucho trabajar para intentar solventar los problemas que amenazan, por desgracia, la continuidad de Ajec como editorial, me he veo obligado a pediros directamente ayuda para seguir adelante.

Esta ayuda pasa por conseguir –para salir de este bache- al menos 50 nuevos suscriptores para Ajec; si lo logramos, con esta pequeña inyección económica, habremos salvado un escollo importante, al que los últimos cambios que estamos afrontando nos ha llevado.

Esta suscripción será libre, aunque preferiblemente por un mínimo de 50 euros, y podrá aplicarse tanto a los nuevos títulos que están por aparecer, como incluir títulos ya editados. Se podrá elegir también suscribirse solamente a una colección, o bien a títulos sueltos.
Los suscriptores tendréis un descuento del 20% del pvp sobre los libros, además de un libro de regalo; y recibirán sus libros antes que en las librerías.

Os podéis suscribir mediante un ingreso (libre, pero preferiblemente mínimo de 50 euros), en el número de cuenta:

3058 0181 08 2810009790,

con confirmación del mismo en el correo grupo_ajec@msn.com, o bien editor@grupoajec.es con vuestros datos y direcciones para los envíos.


Para cualquier consulta podéis escribir a grupo_ajec@msn.com y estaré encantado de resolver vuestras preguntas.

Espero que entre todos podamos ayudar para salir adelante. Muchas gracias por vuestro apoyo por anticipado.


Raúl Gonzálvez"


Es malo pedir... pero peor es quedarnos sin leer a David Jasso, Antonio Santos, Sergio Parra, Rafael Avendaño, Stephen Harrigan, Enrique de Rodrigo, Susana Eevee, Raúl Núñez...

Mis últimos relatos que han visto la luz

Aprovecho esta entrada del blog para presentaros mis últimos proyectos que, surgidos de la bruma nocturna, han visto la luz. Se trata de un relato y dos microrrelatos, aunque de momento sólo podéis tener acceso a los dos últimos (tiempo al tiempo).

- En la Antología de Horror Hispano - Monstruos Clásicos, junto a nombres como los de Miguel Aguerralde, Pedro Escudero, Nuria C. Botey, Ivan Mourin o Elena Montagud, encontraréis un relato mío de temática vampírica (un poco especial eso sí, incluso "tarantinesco", si se me permite el palabro), que lleva por título "El preso recibe una visita". La publicación en formato papel correrá a cargo de DH Ediciones. ¿Os gusta la portada escogida? La fecha prevista para su presentación en sociedad es el próximo mes de junio.

- Por otro lado, un microrrelato mío ha sido seleccionado para la Antología de Microrrelatos de Athnecdotario Incoherente, su título es "Mi último sesteo" y podéis descargarlo de balde en formato pdf aquí. Además, si queréis, podéis contribuir a realizar una acción solidaria, en sus páginas encontraréis cómo... Por cierto, el hecho que mi relato esté el primero en una antología con nombres como los de Javier Arnau, Santiago Eximeno, Elena Montagud, Alfonso Zamora o Ángel Villán, no tiene nada que ver con la pureza de la pata negra del jamón que envié a cada miembro (y miembra, of course) del jurado, sino que es puro capricho del azar... alguien debía ir primero, aunque a veces, eso te expone más, un poco como el tipo que iba con la bandera en la guerra, lleno de patriotismo y fe en la victoria, pero sin capacidad de ataque. En todo caso, espero que su lectura no os haga desistir de los que vienen después... paciencia, que lo mejor siempre suele venir después del aperitivo.

- Por último, se acaba de publicar otro microrrelato mío en la página de Horror Hispano que lleva el bonito título de Amor en salazón, en él se nos explica una bella historia de amor y separación. Al descorchar el microrrelato, éste tiene una tonalidad azul marina con una leve capa de brisa oceánica y un alto contenido en glicerina que le dotan de sus características lágrimas saladas, el aroma es balsámico y empireumático (con un leve recuerdo a tabaco y salubridad de ocaso en la playa), las sensaciones después de la experiencia son ligeramente melosas (por sus residuos de azúcar en la elaboración), aunque con un ligero toque amargo en paladar después de la cata. ¡Salud y que os aproveche!

Espero que los relatos os gusten. En caso contrario, almenos os podrán servir para leer los relatos de los otros autores de las antologías y para conocer una gran página sobre el terror (que ha tenido la osadía/locura de permitirme colaborar de vez en cuando en ella).





lunes, 28 de febrero de 2011

Las mejores novelas de terror español de la primera década del XXI

Obviamente, como pasa con todas ésta será una lista de lo más subjetiva, ya que en ella expondré los nombres, apellidos y títulos que más me han impactado en esta primera década del terer milenio (no, no estoy invocando a Iker Jiménez). La intención que persigo con ello es doble: por un lado, animar a la gente a expresar sus propias opiniones sobre la lista; y, por otro, dar a conocer ciertos autores y obras que creo que deben ser leídos por todo ávido lector del género de terror escrito en España. ¡Metámonos, pues, en harina!


2003


- Albert Sánchez Piñol publicó La piel fría en castellano en Edhasa. El original había sido publicado en catalán.


2006

Un gran año con dos novelas relativamente poco conocidas fuera de los lectores más voraces del género.


- Emilio Bueso publicaba, de la mano de Verbigracia, la genial Noche cerrada.

- David Jasso nos presentaba la primera edición de La silla, Sirius.


2008

Un brillante año con dos grandes obras: una novelaza sobre lobisones de Pilar Pedraza (El síndrome de Ambras, Valdemar) y una genial antología de Santiago Eximeno (Bebés jugando con cuchillos, AJEC)


2009


Dos novelazas como dos torres oscuras gigantescas vieron la luz ese año. Gracias a Acantilado conocemos a David Monteagudo y su opera prima, Fin. Además, dentro de la línea Z de Dolmen, Victor Conde publica una magnífica novela de zombis, Carne muerta.


2010

Tres librazos acaban con la primera década de este tercer milenio. Corre a la librería más cercana a buscarlos si es que todavía no te los has leído:

- Y pese a todo..., Juan de Dios Garduño. Un novelón de zombis publicado por Dolmen editorial con una cubierta más que impactante.

- Mujer abrazada a un cuervo, del espeluznante escritor Ismael Martínez Biurrun (Salto de Página).

- El año culmina con la edición en castellano (RBA) de una novela sobre los ladrones de cuerpos en Barcelona... Estoy hablando, claro está, de El año de la plaga de Marc Pastor.


Como veis tenemos zombis, miedos, seres terroríficos, bebés con cuchillos, la peste, hombres lobo, ladrones de cuerpos disfrazados de bonsais de eucaliptus... ¿Quién dice que en España no se publica magníficas obras de terror? Y tú, que te autodenominas "lector de género", ¿cuántas de estas obras moran en tu biblioteca?




sábado, 1 de enero de 2011

Vigila dónde te sientas

No hay nada mejor que empezar el año que con una reseña literaria de una de las mejores obras de terror que he leído. Su autor, imagino que es de sobras conocido por todos vosotros, es David Jasso. No obstante, por si alguien anda despistado repasaré muy brevemente su biografía. Este autor nació en 1961 en Zaragoza (ciudad en la que reside). Está casado y tiene una hija de 17 años. Ha desarrollado su actividad profesional en prensa, radio y televisión. En la actualidad es el director del Departamento Audiovisual de una videoproductora de renombre.

No obstante, nada de esto hace de él merecedor de unas líneas en este blog especializado en el terror, ya lo sé… pero tened un poquito de paciencia. David Jasso, además, es el presidente de NOCTE, la asociación de escritores de terror. Jasso es un gran aficionado a la literatura de terror, autor de numerosísimas reseñas literarias para distintos medios. Pero, a la vez, es una de las voces más importantes del panorama del género en nuestro país ―algunos han comparado su estilo literario al de grandes maestros del género como Jack Ketchum o Stephen King. Y mi opinión es que no exageran ni un ápice―. Ha ganado premios como el LITER de Literatura de Terror con el relato “La bruma”, publicado en la revista Galaxia nº 18, o el Premio Ignotus de 2009. Además, ha resultado finalista en las dos primeras ediciones del célebre concurso de novela de terror de Macarena. De hecho, podéis encontrar su nombre en casi cualquier antología del género por nuestros lares que se precie: Aquelarre (Salto de Página) Antología Z. Los mejores relatos de muertos vivientes 2 (Dolmen), los excelentes números monográficos de Calabazas en el Trastero (Saco de Huesos), La sangre es vida (Mandrágora), etcétera.

Jasso es autor de cuatro novelas: La silla (2006, con una segunda edición de 2010), Cazador de mentiras (2007, escrita a cuatro manos con el genial Santiago Eximeno ―del que, sin duda, también hablaré en otra ocasión―), Día de Perros (2008, que le valió el Premio Ignotus 2009) y la reciente Feral (2010). Aunque, en esta ocasión, me centraré en la magnífica reedición que el Equipo Sirius ha hecho de La silla ―la primera novela publicada, que no escrita, por el autor zaragozano―.

La silla es en esencial una verdadera obra maestra del terror psicológico que, como reza la contraportada de la edición de 2010, “sacude al lector y le atrapa sin remisión”. Sí, lo confieso, yo fui uno de esos lectores atrapados y sacudidos que robé horas a la noche para zambullirme en sus páginas. La novela parte de una premisa sencilla: un joven escritor de novelas de género, Daniel Lonces, al que le ha sonreído el éxito editorial con unos pocos libros publicados, vive en una nueva casa en una urbanización de las afueras de la ciudad junto a su mujer y su hijo de 11 meses. Todo parece bonito y bucólico… demasiado bonito para ser cierto, ¿verdad? Efectivamente, querido lector, mientras Daniel se documenta para su próxima novela queda atado a una silla sin ninguna posibilidad de soltarse. En ese momento, iniciará una frenética carrera contrarreloj para salvar su propia vida y la de su familia.



El propio autor nos confiesa en la página web sobre la obra que la idea primigenia sobre esta obra se remontaría a 1975 cuando vio en la televisión un programa sobre la vida en las cárceles. En el documental salían distintos delincuentes contando su existencia, hasta que le llegó el turno a uno de ellos que explicó “que había entrado a robar junto con su cómplice en un chalet y, al ser sorprendidos por el propietario, le habían reducido e inmovilizado en el interior de una gran alfombra. Una vez desvalijada la casa, se marcharon dejando al pobre hombre allí atado, imaginaron que alguien le encontraría y le liberaría. Pero se equivocaron: la víctima murió días después sin poder escapar y sin que nadie le echara en falta hasta que ya fue demasiado tarde. Cuando el preso lo describía, sonreía como si estuviera contando un chiste soez al que él le encontrara un significado especial” (he dejado que leyerais las palabras del propio Jasso sobre sus propias influencias. Es lo mínimo que se puede hacer en estos casos).

Este suceso que hubiese pasado desapercibido por muchos o que hubiera sido borrado a los pocos días u horas por el común mortal, caló hasta el tuétano en la mente del escritor, que lo llegó a relacionar con el hecho de ser enterrado en vida (una trama bastante explotada en las obras del género; pensemos, por ejemplo, en Buried, de Rodrigo Cortés o en los múltiples relatos sobre este insana experiencia desde “The premature burial” de Poe, publicado en 1844, hasta nuestros días. Y es que la tapefobia o miedo a ser enterrado vivo es uno de los miedos más comunes en el ser humano… y una brillante fuente de ingresos para los constructores de ataúdes de seguridad).

Pero el germen de La silla ya había arraigado en la mente de nuestro autor. Paulatinamente, el esbozo fue cobrando entidad. Primero como relato corto, aunque éste fue creciendo y creciendo… En 1992, Jasso ha escrito el primer borrador y cuando se dispone a pasarlo a máquina… lee el anuncio de la nueva novela del maestro King: El juego de Gerald ―otra joyita que os aconsejo fervorosamente―. El autor de Feral decide esperar a leer la obra de King (la cual le defrauda bastante. Lamento no estar de acuerdo con él en este punto), y constatar que había elementos muy parecidos entre ambas narraciones. Jasso decide guardar el borrador en el cajón y dedicarse a otros asuntos… Hasta 2004. Un buen día, mientras ordena los cajones, redescubre su propio escrito y decide darle otra oportunidad (después de algunos retoques). Más de 30 años después de aquel programa de televisión, La silla se convirtió, por fin, en un libro publicado; y no un libro cualquiera, sino en uno de los puntales del terror literario en España de la primera década del presente siglo.

¿Llegados a este punto todavía esperáis que destripe el libro, que narre las peripecias y llene todo esto de spoilers? Pues, en ese caso, lamento decepcionaros. No pienso adelantar nada más sobre la obra. Sólo deciros que si os gustan las novelas de terror psicológico tipo El psicoanalista o La historia del loco o El hombre equivocado, ambas tres (como decía aquél) de John Katzenbach, o Misery, de Stephen King, disfrutaréis como enanos. Si, en cambio, preferís las novelas de terror con un puntito gore os divertiréis como Jason Voorheis en un campamento de verano.