viernes, 18 de marzo de 2011

Mis últimos relatos que han visto la luz

Aprovecho esta entrada del blog para presentaros mis últimos proyectos que, surgidos de la bruma nocturna, han visto la luz. Se trata de un relato y dos microrrelatos, aunque de momento sólo podéis tener acceso a los dos últimos (tiempo al tiempo).

- En la Antología de Horror Hispano - Monstruos Clásicos, junto a nombres como los de Miguel Aguerralde, Pedro Escudero, Nuria C. Botey, Ivan Mourin o Elena Montagud, encontraréis un relato mío de temática vampírica (un poco especial eso sí, incluso "tarantinesco", si se me permite el palabro), que lleva por título "El preso recibe una visita". La publicación en formato papel correrá a cargo de DH Ediciones. ¿Os gusta la portada escogida? La fecha prevista para su presentación en sociedad es el próximo mes de junio.

- Por otro lado, un microrrelato mío ha sido seleccionado para la Antología de Microrrelatos de Athnecdotario Incoherente, su título es "Mi último sesteo" y podéis descargarlo de balde en formato pdf aquí. Además, si queréis, podéis contribuir a realizar una acción solidaria, en sus páginas encontraréis cómo... Por cierto, el hecho que mi relato esté el primero en una antología con nombres como los de Javier Arnau, Santiago Eximeno, Elena Montagud, Alfonso Zamora o Ángel Villán, no tiene nada que ver con la pureza de la pata negra del jamón que envié a cada miembro (y miembra, of course) del jurado, sino que es puro capricho del azar... alguien debía ir primero, aunque a veces, eso te expone más, un poco como el tipo que iba con la bandera en la guerra, lleno de patriotismo y fe en la victoria, pero sin capacidad de ataque. En todo caso, espero que su lectura no os haga desistir de los que vienen después... paciencia, que lo mejor siempre suele venir después del aperitivo.

- Por último, se acaba de publicar otro microrrelato mío en la página de Horror Hispano que lleva el bonito título de Amor en salazón, en él se nos explica una bella historia de amor y separación. Al descorchar el microrrelato, éste tiene una tonalidad azul marina con una leve capa de brisa oceánica y un alto contenido en glicerina que le dotan de sus características lágrimas saladas, el aroma es balsámico y empireumático (con un leve recuerdo a tabaco y salubridad de ocaso en la playa), las sensaciones después de la experiencia son ligeramente melosas (por sus residuos de azúcar en la elaboración), aunque con un ligero toque amargo en paladar después de la cata. ¡Salud y que os aproveche!

Espero que los relatos os gusten. En caso contrario, almenos os podrán servir para leer los relatos de los otros autores de las antologías y para conocer una gran página sobre el terror (que ha tenido la osadía/locura de permitirme colaborar de vez en cuando en ella).





No hay comentarios:

Publicar un comentario