jueves, 28 de abril de 2011

El fantasma de Lucentum. Una brillante novela de terror.


Hace pocos días he tenido la suerte de encontrarme en el camino con una de esas novelas de terror que todavía tienen cosas que decirnos, que todavía pueden erizarnos el vello de la nuca. Esta novela es El fantasma de Lucentum, de Gerardo Muñoz.

Esta novela ha conocido dos ediciones distintas (un hecho poco corriente, desgraciadamente, en nuestro panoramo del género. Si nunca tengo la suerte de editar una colección de terror en alguna editorial lo bastante loca como para tenerme en nómina, mi propuesta sería publicar las novedades en números impares y los rescates en los pares. Es una vergüenza que autores como Ralph Barby, Silver Kane, Joseph Berna, Ada Coretti, Lou Carrigan, Curtis Garland, etc. -por ceñirme sólo a los de la Selección de Terror de Bruguera- no puedan ver reeditadas sus obras). Pero a lo que íbamos...

La primera edición es de 1987, por la editorial Acervo, aunque la que hoy podemos encontrar en las librerías está publicada por el Equipo Sirius, 2004. Os dejo las dos portadas para que comparéis:



En la contraportada leemos el siguiente texto:

"La obra se desenvuelve a caballo entre la trama policíaca -de la intriga, en su consideración más exquisita- y un romanticismo, en el sentido más literario de la palabra, no exento de recreaciones nocturnas, escenarios ruinosos (la acción nos llevará desde las cercanías de la perdida Lucentum a un sanatorio abandonado de Torremanzanas) y un miedo escénico que impregna a los personajes.
Una urbanización se encuentra inmersa en una serie de crímenes desconocidos hasta el momento. ¿Quién sería el asesino? Un ser diabólico había sido observado en alguna ocasión, lo que mueve al pánico a los habitantes de la zona. Una pesadilla que transcurre en nueve días, finalmente se resuelve en el sentido de..."

Y aquí podéis leer fragmentos de la novela por si os ha picado la curiosidad. Mi consejo es que la leáis y comprenderéis el porqué de mi satisfacción con esta obra maestra de la literatura de terror nacional (un terreno tristemente denostado por las editoriales grandes y medianas de nuestro país).



viernes, 15 de abril de 2011

Quisiera aullarle un poema a la luna


Os copio un poema de Carlos Álvarez que he leído recientemente, a ver qué os parece:

Mirad la luna, atenta, atentamente
mirad la luna. Brilla. Está colgada
de un árbol que conozco...
...una mujer, un hombre, una serpiente_
...el equilibrio a punto de ser roto,
la cuerda floja encima del abismo,
y un mundo muy extraño bajo el pozo.

Bastará que algo brille,
que la sangre se agolpe, poco a poco,
que pase una gacela,
que traiga el viento carne hasta mi olfato
de lobo...
manos de vello negro,
dientes de aguda garra
entre mis poros,
garras de diente agudo
gritos en que se afila
mi alborozo...
la caricia el zarpazo,
la palabra el aullido.
Canto y corro.

(La luna desprendida de los árboles
se baña, sangre de gacela, en rojo)

(de AULLIDO DE LICÁNTROPO)