miércoles, 9 de noviembre de 2011

Releyendo a Lovecraft


Estos días, releyendo el ensayo del maestro de Providence más conocido: "El horror sobrenatural en la literatura" me he encontrado con dos frases que me han hecho reflexionar sobre la situación actual del género del terror; así que las comparto con vosotros:

  • "La emoción más antigua y más fuerte de la humanidad es el miedo, y el miedo más antiguo y más fuerte es el miedo a lo desconocido".
  • "El atractivo de lo espectral y lo macabro es generalmente escaso porque exige del lector una cierta dosis de imaginación y una capacidad de evasión de la vida cotidiana".

Creo que H.P. Lovecraft está en lo cierto cuando advierte que el miedo más antiguo y fuerte es el miedo a lo desconocido... Y quizá ello explique porque los vampiros, los hombres lobo, los zombis de hoy ya no nos asusten tanto.

Como miembros y espectadores de la cultura pop en su vertiente del género de terror, estamos acostumbrados a los gatos que saltan al abrir un armario, al zombi que nos quiere comer las entrañas, al vampiro que quiere afilarse los colmillos con nuestra yugular, etc. Ello implica que un elevado tanto por ciento de películas y obras literarias contemporaneas (y la práctica totalidad de las clásicas) ya no nos produzcan terror... A lo sumo pueden aspirar a un leve hormigueo en la boca del estómago, un leve y efímero sustito o una desazón pasajera del alma. Pero ya nadie puede aterrarse con el Nosferatu de Murnau, el Drácula de Lugosi, el Frankenstein de Karloff... e, incluso, yendo todavía más allá, las películas (y la literatura) de los 60, 70 y 80 se revisan como parte del entramado del terror, como pilares clásicos del género, como obras del Museo del Terror y no como piezas terroríficas.

En resumen, los aficionados al género estamos tan familiarizados con la literatura y el cine de terror; los escritores, guionistas y directores han tratado de asustarnos ya con tantas cosas (extraterrestres, tiburones, tarántulas, aliens, fantasmas, espectros, exorcismos, diablos, vampiros, zombis, hombres lobo, mujeres pantera, asesinos que vuelven después del verano...), que nuestra coraza es ya demasiado dura para que se filtre el espíritu del miedo.

Las soluciones que en su día se intentaron (desde el terror oriental al gore y al torture porn tipo Saw, pasando por las revisiones de los clásicos, las películas de terror psicológico, los remakes estadounidenses de películas de miedo) han ido pasando como hojas caducas durante el otoño, dejándonos casi huérfanos de horror. A todo ello hay que sumar, evidentemente, la extrema crudeza con que nos bombardean diariamente los telediarios, ciertas páginas de Internet, los atentados del 11S o del 11M, etc...

De alguna manera, hemos cotidianizado tanto la Muerte que ya no nos aterra tanto (de hecho, hemos soltado todo el lastre que pudiera representar la empatía, y ya sólo nos horroriza pensar en la propia muerte, no en la Muerte en sí).

En la segunda cita Lovecraft vuelve a dar en el clavo, lo macabro demanda un lector/espectador exigente, capaz de elevarse de lo mundano y de sentir gusto estético por el lado oscuro, salvaje, terrorífico de la vida... y eso es difícil de encontrar.

Las multinacionales tratan de elevar sus beneficios ideando un producto para todos los públicos fácilmente asimilable y digerible por cualquier persona. De este modo, han copado los estrenos y las mesas de novedades vampiros, zombis y hombres lobo que se enamoran de humanas, dhampiros que son casi humanos al 100%, etc...

Por decirlo con palabras técnicas se ha tratado de humanizar al monstruo, de "desmonstrualizarlo", mostrando su faceta más tierna, sentimental... Si el monstruo siente, padece, se enamora y, en suma, no quiere ser el monstruo que es, lo que están haciendo es suprimirle los elementos que lo hacían único (como el "monstruo" de La Bella y la Bestia de Disney), por el bien de las ventas (eso siempre).

Quizá, viéndolo desde esta perspectiva, los no aficionados al género necesitan monstruos humanizados y con las garras recortadas para que no puedan dañarles, y los seguidores del universo del terror nos hemos acostumbrado tanto a los litros de hemoglobina, a que se presente Freddy cuando dormimos, a defendernos de hordas de zombis, a tener una estaca a mano por si vuelve cualquier pariente del conde Drácula... que ya no sentimos el escalofrío de horror que tanto nos gustaba. Y quizá por ello consumimos todos y cada uno de los productos del género que salen para tratar de revivir las primeras impresiones que tenemos grabadas en el cerebro y en el corazón (aun sabiendo que, difícilmente, lo lograremos).

Mi receta en estos casos suele ser siempre la misma: volver a los clásicos del género (Poe, Lovecraft, Mache, M.R. James, Hoffmann, Gautier...), mezclarlos con los clásicos modernos (Campbell, King, Straub, Carpenter, Wes Craven...) y añadirle unas gotitas del terror de nueva hornada en cualquiera de sus variantes (Santiago Eximeno, Darío Vilas, Julián Sánchez Caramazana, David Roas, The Walking Dead, Balagueró, Paco Plaza y un larguísimo etcétera). Seguro que el cóctel resultante te helará las venas y acabarás volviendo a sentir el placer de sentir la nuca helada y no atreverte a volverte, y terminarás escudriñando los espejos, el armario, el pasillo, la nevera, debajo de la cama antes de ir a dormir (eso sí, con la luz encendida y la ventana cerrada... por si las moscas).


Jordi Llavoré

sábado, 5 de noviembre de 2011

Otro relato publicado: uno de los vencedores del I Premio Ultratumba


No sé si habéis leído alguna vez la revista Ultratumba que lleva el gran Javier Herce, pero la verdad es que se trata de una revista del género muy bien hecha y que, seguro, no os dejará indiferentes.

En el número especial de Halloween, además de otros relatos de los colaboradores habituales, se incluye la antología con los vencedores del I Premio Ultratumba de relatos de terror. Los ganadores fuimos:

JJ Castillo, con el relato Déjate llevar.
Lucía G. Lavado, con el relato Sacrificio astral.
Alfonso Z, con el relato No entres.
Javier Fernández Bilbao, con el relato Por si las moscas.
Jordi Llavoré Pons, con el relato La noche de Miguelito.

La verdad es que en esta ocasión vuelvo a estar excepcionalmente bien acompañado por grandes escritores.

La noche de Miguelito es un relato que podéis encontrar en las páginas de la 95 a la 101. Se trata de una noche de Halloween desde la visión de un chiquillo muy encantador... pero al que debemos apartar los cuchillos de sus manos.

Si todavía no te has leído este especial de Halloween, tranquilo, porque nunca es tarde para leer terror del bueno (y menos en una tarde de frío y lluvia como la de hoy), así que pincha en el enlace y disponte a tener miedo, mucho miedo:




Muchas gracias a Javier, a la revista Ultratumba y a todos los que ya han leído el relato y me han dicho que les ha gustado.

¡Hasta la próxima!



Jordi Llavoré

viernes, 4 de noviembre de 2011

Conquisto el papel con mi "El preso recibe una visita"


El pasado sábado 29 de octubre (justo un día despues de cumplir la treintena) acudí a la cripta de la librería Generación X (callePuebla, 15 de Madrid) para presentar la antología de relatos "Monstruos Clásicos" de Horror Hispano. En ella se presentaba en sociedad uno de mis relatos con un soporte físico y de la mano de la magnífica Horror Hispano... ¿Se puede pedir más?

Portada de Senén Lozano.

Pues, sí. Se puede pedir una gran cubierta como la de Senén Lozano, una gran imagen de interior como la de David Amoedo "Davida" (imagen inferior), unos compañeros magníficos, una presentación con el gran Darío Vilas en persona y un precio al alcance de todos los bolsillos (3'50 euros, gastos de envío incluidos, en la tienda de H-Horror).

Incluye los siguientes relatos:

Aquelarre (Nuria C. Botey)
Dejad que los niños se acerquen a mí (Elena Montagud)
El amor de una madre (Ana Castillo)
El extraño (Ángeles Mora)
El extraño caso de Robert Louis Stevenson (Juan Ignacio Vidal)
El preso recibe una visita (Jordi Llavoré)
El tocado por Ra (Ana Morán)
Eve (José Luis Cantos)
La caricia del monstruo (Ivan Mourin)
La prenda (Oscar Muñoz)
La vecina del cuarto (Javier Martínez)
Las tres muertes del monstruo (Andrés Abel)
Let´s move (Pedro Escudero)
Padre e hijo contemplan el mar (José Alberto Arias)
¡Que vienen los indios! (Jesús Alberto Godillo)
Sin embargo despierto (Miguel Aguerralde)



El único elemento negativo ha sido la lamentable perdida de DH Ediciones, ya que ésta será la última antología que verá la luz en papel... Pero estoy seguro que los chicos de DH Ediciones iniciarán nuevas sendas en el mundo del terror español (o quizá ya las hayan empezado, quién sabe...).

Para todos aquellos que no pudistéis asistir a la presentación de Madrid, en la que di algún detalle más sobre mi cuento, sólo os adelantaré que es un relato original de vampiros. Por si acaso, no espereis vampiros que van al instituto ni besos entre humanas y nosferatus.

Jordi Llavoré


ILUSIONARIA, Antología Benéfica coordinada por Juan de Dios Garduño

Os presento una genial idea:



Pero, ¿qué es Ilusionaria? Os adjunto la nota de prensa oficial.

"Nota de prensa:

La madrugada del 26 de abril de 1986, el reactor número 4 de la Central Nuclear de Chernóbil hizo explosión cerca de la frontera con Bielorrusia. Se intentó acabar con el fuego utilizando agua, creando así una gran nube radiactiva que el aire distribuyó por diversos países europeos.

Podría ser el comienzo de un cuento con apenas perspectiva de final feliz, pero no lo es y, de serlo, habría esperanza.

Han pasado 25 años y el aire les sigue haciendo daño.

Tan triste y sencillo como que el material contaminante de la atmósfera libera elementos radiactivos que el organismo reconoce como sales minerales, así que los deja formar parte del metabolismo, provocando en el ser humano diversos daños. Los mayores afectados son los niños, por su condición de seres en crecimiento. Por si no fuera suficiente, a la poca esperanza sanitaria del entorno, se le suma la económica.

Por todo esto, y porque no debemos olvidar, nace ILUSIONARIA. Se trata de un proyecto benéfico en el que colaboran 20 autores y 20 ilustradores de nuestro país, bajo la batuta de Juan de Dios Garduño Cuenca (escritor y asesor editorial).

Los nombres de los participantes, así como sus biografías, pueden consultarse enhttp://ilusionariaantologabenfica.blogspot.com/, blog creado para la difusión de los avances al respecto, información de las presentaciones previstas y posibilidad de realizar un pre-pedido de la antología.

Dentro de ILUSIONARIA encontrará veinte cuentos infantiles y sus respectivas y maravillosas ilustraciones, con este ilusionante proyecto se pretende recaudar fondos que serán entregados, en su totalidad, a la Asociación “Matrioska-Fons Mellaria”. Con ellos, se cubrirán gastos de desplazamiento y gestiones de visados de los niños de 7 a 17 años que componen el programa de acogida.

¿Por qué traer a estos niños a nuestro país? Dos razones importantes:

1.- Que los niveles de material radioactivo disminuya en el organismo de los niños acogidos (está probado que se consigue con estancias de 45 a 60 días fuera de “onda”).

2.- Que puedan ser, al menos durante verano y navidad, lo que son: niños.

Escribamos, entre todos, este cuento."

La nómina de participantes solidarios es la siguiente:

Coordinador y prologuista: Juan de Dios Garduño

ESCRITORES Y TÍTULOS DE LOS RELATOS:


Alberto Morán Roa --> El día de mañana
Alejandro Guardiola --> Juan y la Cueva de los Secretos
Darío Vilas --> La pluma de la bruja
David Prieto --> El niño, la mangosta y el río
Jezz Burning --> Una noche mágica
Laura Muñoz Hermida --> La luna es la misma para todos
Miguel Aguerralde --> El pequeño Batman
Nuria C. Botey --> La señora Gutiérrez y los comepelusas
Pedro Escudero Zumel --> La caprichosa ratita Tita
Sergio Macías García --> Chamán
Susana Eevee --> El hada polilla
Susana Vallejo --> El bosque sin nombre
Vanessa Benítez Jaime --> El hombre de las botas negras
Guillem López --> ¡Monstruos! ¡Monstruos! ¡Monstruos!
Megan Maxwell --> El bosque del Arco Iris
Elena Martínez Blanco --> El duende Kukulikú
Marta Querol Benèch --> El niño que se convirtió en Rey Mago
J.J. Castillo --> En lo más alto de La Montaña Más Alta
Olivia Ardey --> La función de Navidad
Anabel Botella --> Cuando abran las puertas

Los ilustradores altruistas serán los magníficos: Antonio Matiola Ortiz, Sarima, Pedro Belushi, Mónica N. Galván, Nacho de Marcos, Ida Nokelainen, Luca Mendieta, Guiomar, Javi Durán, Pablo Uria, Mónica Ruíz Losa, Saray Hurtado Sandoval, Maria José Arce, Daniel Expósito Zafra, David Amoedo Losada, Wilhem Briceño Viez, Virginia Hadas de Cristal, Txanly Pérez, Jesús Guerra y Óscar Torres.

Por favor, seguid el blog de la antología (http://ilusionariaantologabenfica.blogspot.com/), divulgadlo, comprad (si podéis) uno o dos o cien ejemplares... en definitiva, poned vuestro granito de arena para hacer sonreír a los más pequeños (los que más se lo merecen).

Gracias por todo a todos los participantes de la antología, por hacer realidad un sueño y ayudarnos a TODOS a ser más felices y, sobre todo, mejores personas.

Jordi Llavoré